Diferencias Entre Un Parapente y Un Paracaidas

Diferencias Entre Un Parapente y Un Paracaidas

Diferencias Entre Un Parapente y Un Paracaidas: La diferencia esencial es el uso al cual está destinado: el parapente es para salir a volar desde una montaña, o remolcado con un cable, y volar tanto rato y tan lejos como sea posible. El paracaídas es para abrirlo después de un rato de caída libre y bajar lo más rápidamente posible (dentro de unos límites, claro) hasta el campo de aterrizaje para poder volver a hacer otro salto. Esta diferencia esencial en el uso que se les pretenden dar ha hecho que, desde un origen común, el parapente y el paracaídas hayan evolucionado hasta convertirse en aparatos completamente diferentes.

Diferencias Entre Un Parapente y Un Paracaidas

Si intentaramos abrir un parapente para detener una caída libre reventaría. Por otra parte, un paracaídas no nos permitirá hacer los vuelos que se pueden hacer en parapente, ya que si un parapente tiene una relación de planeo de 7:1 (avanza siete metros por cada metro que cae), los paracaídas a duras penas llegan a 3:1.

Por tanto, podría decirse que la diferencia básica entre paracaídas y parapente es que el paracaidismo se centra en la caída y el parapente pone el foco en el vuelo. El paracaídas está diseñado para abrirse a velocidad terminal en caída libre y poder descender de manera controlada en todo momento.

Una de las grandes ventajas del paracaidismo frente al parapente es que este último depende por completo de las condiciones climatológicas y el terreno para poder volar. El paracaidismo, por su parte, puede practicarse de manera totalmente segura incluso en condiciones climaticas que no serian adecuadas para volar en parapente.

En cualquier caso, ambas son experiencias muy divertidas que pueden ayudarte a liberar adrenalina y pasar un muy buen rato. Además, en los dos casos se porta un segundo paracaídas de seguridad para evitar cualquier tipo de imprevisto.

TE PODRIA INTERSAR:

Comentario

Deja una respuesta